¿Pierden propiedades los alimentos congelados?

A causa de nuestro diario ritmo frenético, los alimentos congelados se han convertido en el día a día de las personas ya que nos benefician a causa de que su vida útil es mucho más larga, además de ahorrarnos más tiempo: están limpios, enteros, cortados y listos para cocinar. Las familias suelen recurrir a ellos una vez a la semana como mínimo y, gracias al perfeccionamiento de la técnica los procesos son cada vez de mayor calidad. Sin embargo, tal como es afirmado ¿los alimentos congelados pierden propiedades?
El hecho es que si el proceso se realiza correctamente como mucho puede llegar a perder valores nutricionales, pero aún así sería mayor su contenido en minerales y vitaminas. La congelación  es realizada en el momento de la recolección, situándose en el momento de principal valor nutritivo del alimento, a pesar de que pueda perder algunas cualidades, éstas no son superiores a las perdidas en los productos frescos desde su recolección hasta su consumo.
Si los alimentos son congelados en su momento óptimo, en condiciones seguras y sin alteraciones no tiene porque afectar su textura o perder su sabor. La técnica usada para la congelación es la determinante del resultado final, ya que de ésta dependerá la conservación de las cualidades de los alimentos. Una ineficaz congelación simboliza una pérdida muy relevante de textura, nutrientes y sabor. Aunque, en muchos casos no se puede garantizar las cualidades de textura, sabor o nutricionales ya que, al ser preparados en casa, no se dispone de una optima técnica.

Se recomienda que para congelar los alimentos se usen los recipientes más adecuados, los envases rígidos son los más óptimos al momento de contener alimentos con líquidos. En caso de que desees envasar platos preparados puedes usar los recipientes de plástico rígido, idóneos para microondas y congelador, ya que permiten una adecua descongelación y facilitan el calentamiento en el envase.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Islas Griegas: Leucada

La vuelta al trabajo en Septiembre

Guardería, es bueno o no enviar a los chicos